CUTÍCULAS, ¿CUÁL ES SU FUNCIÓN?

Buenos días y feliz entrada de fin de semana, “Familia Lunulera”. Nos pasamos por aquí un viernes más, y os agradecemos que también lo hagáis, para hablaros de una parte de la uña que todo el mundo conoce (por lo menos de oídas) pero que muy pocas personas saben su función, porqué está ahí, para qué sirve… Nos referimos a la famosísima cutícula.

Seguramente te hayas percatado de que cuando vienes a hacerte tu manicura a “Lúnula Nails” trabajamos la misma retirando el exceso, empujándola hacia atrás o cortándola si fuera necesario para después proceder a tratar la uña, pero, ¿te has preguntado realmente por qué no es necesario tenerla y por qué vuelve a crecer siempre para tener que realizar de nuevo el proceso en tu próxima visita?

Empecemos con su definición: 

Se denomina cutícula a la capa fina de piel que recubre los dedos y protege nuestras uñas de posibles infecciones. Es la que se encarga de sellar nuestra piel de nuestra uña. Su función sería, por consiguiente, dar uniformidad a la transición entre la piel y la uña para evitar así que “entre” cualquier tipo de bacteria o sustancia infecciosa al dejar ese espacio sellado.

¿No es peligroso quitarlas?

A poco que busquemos en internet, nos encontraremos con miles de artículos que hablan acerca del peligro de retirar las cutículas porque dejamos nuestra uña desprotegida ante los ataques externos y, en cierta medida, llevan razón pero esto no aplica al proceso de nuestros centros por un motivo muy lógico; volvemos a cubrir la parte de la uña donde hemos retirado la cutícula.

Es cierto que retirarla es cuestión de estética y que si no lo hiciéramos el resultado de nuestra manicura no sería el mismo, pero también es cierto que si supiéramos que puede causar cualquier tipo de problema de salud, podríamos ahorrarnos este paso. Como os decimos, al volver a aplicar producto en esa zona, volvemos a sellar la transición y logramos el mismo efecto que cuando en ella habitaba la protagonista de hoy.

¿Por qué tanta alarma con retirarlas?

Porque no en todos los casos lo llevan a cabo profesionales en unas condiciones de higiene óptimas y con la técnica adecuada. Tanto en algunos centros de uñas como en casa, vemos a diario totales desastres con este proceso, incluso solo morderlas ya puede tener consecuencias, una herida abierta en una zona que está en contacto con todo tipo de agentes externos es, cuanto menos, peligrosa.

A esto sumamos que encima de ella se aplican productos de mala calidad o directamente no se aplica nada (lo más sensato si lo pensamos bien) por lo que la exposición a sufrir una infección por leve que sea, está ahí.

Resumiendo, no tengas miedo a que una persona profesional te realice esta técnica, es totalmente indolora, no es peligrosa y estéticamente hará que tu manicura luzca mucho más bonita. Si, por el contrario, acudes a un centro de dudosa calidad o estás pensando en hacerlo por tu cuenta y riesgo, piénsatelo dos veces porque no te aseguramos la fiabilidad del proceso.

Esperamos que os haya resultado interesante y que lo compartáis. Que tengáis un estupendo finde, nos vemos el viernes que viene con mucha más información y recordad seguirnos en nuestras redes sociales que os dejamos por aquí, así como leernos en otros artículos súper interesantes.

Instagram: instagram.com/lunulanailsoficial

Facebook: facebook.com/lunulanailsoficial

Otros artículos destacados:

TODO SOBRE LOS HONGOS EN LAS UÑAS

EXPERIENCIA LÚNULA