¡Buenos días de viernes una vez más! El tema de hoy es probablemente el que más se repite entre las conversaciones de nuestra clientela, el que más nos preguntan a nototr@s y el que sigue sin respuesta para la mayoría de vosotr@s. Cuando llevamos manicura acrílica o semipermanente, ¿necesitamos “descansar” un tiempo de ella para que nuestra uña natural se recupere?

Hablando por nuestra propia experiencia, la respuesta es un rotundo NO. Y queremos recalcar el motivo por el cual solo podemos asegurar que no es necesario ese descanso siempre y cuando te hagas la manicura en nuestros centros.

Como sabéis, el proceso de trabajo que conlleva la realización de una buena manicura se divide en varios factores, que desde aquí catalogaríamos en tres: técnica, productos y trabajadores/as. Estas son las tres aristas del triángulo llamado “manicura óptima” y, en el propósito de no dañar la uña natural, lo más importante es la técnica utilizada.

Cabe destacar que los otros dos tampoco pueden fallar. Partimos de la base de que los productos son los adecuados y los trabajadores/as están perfectamente formad@s para la labor que están desempeñando.

Dicho lo cual, muchísimas personas que nos visitan quedan sorprendidas con la forma en la que retiramos el producto, y decimos retiramos porque tiene más valor que cómo lo aplicamos de nuevo. A lo largo de más de diez años de experiencia en el sector hemos probado muchísimas técnicas de trabajo y podemos asegurar que hemos encontrado la que asegura la salud de la uña natural.

Esta técnica no hace otra cosa que permitir que la uña siempre esté sana, que no se debilite más de lo estrictamente necesario y que esté preparada en todo momento por si decidimos retirar el producto y llevarla al natural.

Es por esto que no podemos asegurar que en todos los salones de manicura suceda lo mismo, ya que desconocemos las técnicas que emplea cada uno, lo que sí sabemos es que no son las mismas que utilizamos en nuestros centros, por lo que no podemos adivinar si la uña natural escondida debajo de las capas de producto permanece sana en esos casos.

En todo este tiempo hemos podido comprobar en numerosas personas que al retirar la parte artificial, la uña natural estaba en perfectas condiciones, así que, si en algún momento te apetece llevar tus uñas desnudas, tienes que pasar por quirófano, o cualquier otro motivo que pueda llevarte a retirar tu manicura artificial, puedes tener la convicción de que no habrá mayor problema que pedirnos tu cita y llevarlo a cabo. Si nos preguntas si es necesario hacerlo cada cierto tiempo, volvemos a reiterar que EN ABSOLUTO.

Seguro que si no sabías esto vas a llevar tu manicura con mucha más tranquilidad de aquí en adelante y vas a ayudarnos a transmitir el mensaje a esas personas incrédulas que siguen empeñadas en dejar “descansar” sus uñas como si de osos perezosos se trataran.

Volvemos el próximo viernes, “Familia Lulunera”. No olvidéis seguirnos en redes sociales y dejarnos en comentarios qué os interesaría leer en próximos artículos. Os dejamos otros muy interesantes por aquí abajo. ¡Feliz finde! 🙂

Instagram: lunulanailsoficial

Facebook: lunulanailsoficial

Artículos destacados:

VENTAJAS DE LLEVAR UÑAS ACRÍLICAS

TARJETAS REGALO «EXPERIENCIAS LÚNULA»