ESTERILIZADOR AUTOCLAVE

Muy buenos días, «Familia Lunulera«. Esperamos que estéis todos súper bien y llevando la situación de la mejor manera posible. No sabéis las ganas que tenemos de que todo vuelva a la normalidad para poder volver a veros y trabajar con vuestras uñas de nuevo.

Mientras que eso ocurre, estamos preparándonos para que nuestra apertura sea perfecta y queremos haceros partícipes de todo lo que estamos haciendo para conseguirlo.

Como sabéis, para nosotros es primordial la higiene, la seguridad y el bienestar de nuestra clientela y, dadas las circunstancias, a partir de ahora lo va a ser más que nunca.

Por ello, estamos dedicándonos concienzudamente a limpiar a fondo nuestros centros y esterilizar al máximo todos los utensilios que usamos en ellos, así como tirar directamente todos los que no son esterilizables.

Hoy queremos presentaros a un gran aliado en esta labor, el esterilizador autoclave. Esta maravillosa máquina nos permite desinfectar los útiles de manera más que segura gracias a que trabaja con calor seco a muy alta temperatura y de forma cien por cien hermética.

Para que os hagáis una idea, es el aparato que utilizan para esterilizar material médico, quirúrgico, de laboratorio… Por lo que no hay nada más efectivo en el mercado. Os vamos a contar cómo funciona para que tengáis constancia de lo rigurosos que seremos a partir de ahora con las medidas de higiene.

  1. Ni que decir tiene que nos ponemos guantes antes de nada y procedemos a colocar todos los utensilios a esterilizar en la bandeja de metal. Los dejamos a cierta distancia para que la separación permita el acceso del calor a todas sus partes.
  2. Programamos la máquina a 250 grados centígrados durante 60 minutos, temperatura y tiempo más que suficientes para matar cualquier bacteria pero preferimos pecar de exceso que de defecto.
  3. Una vez transcurrido el tiempo, esperamos unos minutos a que se enfríe para no quemarnos las manos, o en caso de que no dispongamos de esos minutos, usamos unos mosquetones especiales para coger la bandeja al sacarla.
  4. Por último, vamos metiendo cada útil en una bolsa individual y de un solo uso, estas bolsas son las que se utilizan para empaquetar las gasas, por ejemplo.

Después de todo este proceso, el instrumental estará en óptimas condiciones de higiene (incluso mejores que recién adquirido) para volver a ser utilizado. Estas pautas las repetiremos tantas veces sea necesario y siempre dispondremos de material esterilizado de sobra por si se diera el caso de quedarnos sin tiempo entre uso y uso.

Queremos despedirnos agradeciendo vuestra fidelidad y todo el cariño recibido, nos emociona enormemente que estéis esperándonos con tantas ganas y eso es lo que nos da motivos para querer ser mejores cada día, incluso bajo la sombra de estas difíciles circunstancias.

Que tengáis un estupendo fin de semana, aunque para muchos no sea el que desearían, aprendamos juntos a disfrutar de las pequeñas cosas que suelen pasarnos desapercibidas cuando las tenemos disponibles en nuestro día a día.

No olvidéis seguirnos en redes sociales y entreteneros leyendo nuestros artículos anteriores de este blog. ¡Os queremos, familia!

Instagram: instagram.com/lunulanailsoficial

Facebook: facebook.com/lunulanailsoficial

ARTÍCULOS ANTERIORES

CORONAVIRUS, ¿QUE CUNDA EL PÁNICO?

CÓMO ELEGIR UN BUEN CENTRO DE MANICURA