Muy buenos días, “Familia Lunulera”, ¿cómo se presenta el finde?, esperamos que genial. No queríamos dejar escapar la oportunidad de hablaros sobre las medidas de seguridad e higiene que todo centro de uñas debe tener y en las que debéis fijaros para averiguar cómo trabajan en ese lugar.

En cuanto a las medidas de seguridad, nos encontramos tanto con las que garantizan la seguridad del equipo de profesionales como la de la clientela y podríamos destacar:

Uso de guantes. Esto sirve tanto para que la piel del/la manicurista no entre en contacto directo con los productos, como para evitar un posible contagio ante cualquier herida con la que la persona atendida pueda quedar expuesta a él.

Gafas protectoras. Su principal fin es evitar la entrada de partículas de polvo en los ojos del/la trabajadora al manejar el torno y la brocha.

Bañera ocular. Es el complemento de las gafas protectoras y, aunque no todos los centros disponen de ella, es recomendable tener una. Cuando no haya sido posible evitar que la partícula entre en el ojo (de manicurista o cliente/a), se procede al lavado del mismo en dicha bañera con resultados de limpieza inmediatos y muy efectivos.

Manos de manicuristas. Parece obvio, pero la salud de las manos de los/as manicuristas es algo que no debería pasarnos desapercibido. Unas manos maltratadas pueden indicarnos dos cosas; que no toman las medidas oportunas para su cuidado en el lugar de trabajo, y/o que los productos que emplean no son los adecuados para su fin.

Como ya hemos mencionado en varias ocasiones, las medidas de higiene que garantizan un proceso y resultado óptimos, pasan sobre todo por la correcta manipulación de los utensilios utilizados.

Limpieza de utensilios. Después de cada uso y antes de manipularlos con la siguiente persona, se ha de proceder a la limpieza minuciosa de cada uno de ellos con un producto especialmente diseñado para dicho fin (“Lúnula Nails” cuenta con su propia gama de productos desinfectantes).

Esterilización. Este paso se realiza con una aparatología especial y después de la limpieza. Es muy habitual que determinados centros se salten esta parte por ahorro de tiempo o, simplemente, por no invertir en el aparato en sí.

Manipulación. La forma en la que los/as manicuristas manipulan los utensilios, productos e incluso nuestras manos es primordial. No serviría de mucho llevar a cabo estas medidas si después de esterilizar el torno, por ejemplo, la persona en cuestión toca un alimento y vuelve a coger el utensilio. En “Lúnula Nails” hacemos hincapié en que el proceso completo se lleve a cabo en las mejores condiciones de higiene.

Esperamos que os haya servido este artículo para despejar dudas o para reforzar lo que ya sabíais. Nosotros volvemos a la carga la semana que viene con más información. Mientras tanto, no olvidéis seguirnos en redes sociales y leer (o releer) otros de nuestros posts de interés. ¡A disfrutar del fin de semana, familia!

Redes sociales:

Instagram: instagram.com/lunulanailsoficial

Facebook: facebook.com/lunulanailsoficial