¡Muy buenos días! Ya estamos un viernes más por aquí para manteneros informad@s y hoy traemos un artículo que creemos puede resultar muy útil para las personas que no tengan como rutina en sus vidas la semipermanente de pies.

A diferencia de la semipermanente de manos, nuestros clientes y clientas todavía no la ven como algo “necesario” a día de hoy, sin embargo, nosotros pensamos que unos pies bonitos y cuidados son tan importantes como las manos para vernos y sentirnos bien.

El procedimiento en el centro es el mismo que para las manos. Se aplica un esmalte especial junto con las técnicas que permiten que su duración se alargue todavía más en el tiempo pero como sabéis, las uñas de los pies sufren menos con las tareas cotidianas y de por sí,cualquier esmalte que apliquemos será más duradero.

Otro de los factores que influyen en ello es que al tener mucho menos contacto con el agua y el aire su crecimiento es más lentoy de ahí la sensación de que nos aguantan más en perfecto estado aunque el producto y la técnica utilizados sean exactamente los mismos que en nuestras manos.

Entonces, ¿qué tenemos que tener en cuenta al hacernos este tratamiento? Básicamente, os damos las mismas recomendaciones que con las manos excepto una:

No intentar quitarlas en casa por mucho que los productos que utilicéis estén diseñados para ello, solo conseguiréis dañar vuestra uña natural y acabaréis viniendo a hacerlas de nuevo tarde o temprano, por lo que no tiene mucho sentido ese trabajo extra, ¿no creéis?

No cortarlas aunque parezca la opción más lógica, ya que al llevar varias capas de producto aplicadas, nunca vais a conseguir un corte limpio, quedará rugoso y os molestará, además de que irá desconchándose poco a poco, por no mencionar lo difícil que os va a resultar conseguirlo por su dureza y multiplicado por diez uñitas nada menos.

Y este último punto es el diferente, os explicamos detalladamente el motivo:

-Cuando nos crecen las uñas de las manos, nos resultan incómodas sobre todo a nivel estético, ya que al ir apareciendo nuestra uña natural por debajo se ve un efecto que no suele gustarnos mucho, pero por el contrario, al llevar los pies tapados y más en esta época del año podríamos pensar que aguantar con ellas más tiempo no tendrá inconveniente alguno… ¡error!, tened en cuenta que los pies suelen estar dentro de los zapatos, por lo que a medida que crezcan nuestras uñas naturales, nos irá molestando el simple hecho de caminar.

Al principio puede ser solo una molestia, pero conforme vayan creciendo (sobre todo si realizamos algún deporte en el que les proporcionemos un impacto continuado) puede derivar en un problema más serio como son los hematomas en las uñas, que os aseguramos haber visto en innumerables ocasiones y no van a ser vuestros amigos precisamente.

Para evitar esto, solo tenemos que mantenerlas cuidadas igual que hacemos con las manos, con sentido común, y seguir viniendo a nuestros centros cuando sea necesario retocarlas.

Aprovechamos para recordaros que complementar este procedimiento con nuestra “Pedicura Spa”os va a parecer la caña, por lo que ni siquiera vamos a tener que recordaros que pidáis la siguiente cita. 🙂

Esperamos que os haya gustado leernos hoy y nos vemos el viernes que viene. No olvidéis seguirnos en nuestras redes sociales si aun no lo hacéis. ¡Feliz finde, “Familia Lunulera”!

Instagraminstagram.com/lunulanailsoficial

Facebookfacebook.com/lunulanailsoficial