¡Ya es viernes otra vez, familia! Lo prometido es deuda y aquí estamos de nuevo con un artículo sobre un tema del que nos trasladáis vuestras dudas y creemos que os va a resultar muy interesante; hongos, ¿qué son?, ¿cómo aparecen?, ¿tratamiento?, ¿son contagiosos?… Empecemos por el principio:

La onicomicosis, o más conocida como infección por hongos, es la causante del 50% de todas las catalogadas actualmente como infecciones de las uñas. Se suele deber a dos tipos de hongos principales, las levaduras y los dermatofitos, y, aunque es más común en pies, también puede darse en las manos y este es el aspecto aproximado que tendrían.

Su aparición puede ser consecuencia de varios factores, el más común es un ambiente favorable para su proliferación (humedad y oscuridad), de ahí que sea más probable que aparezcan en los pies ya que es una zona que permanece mucho más a resguardo que las manos y que suele estar húmeda, bien sea por el sudor, o porque no la secamos correctamente después de la ducha, cosa en la que pecamos la mayoría de los mortales.

Y entonces, ¿por qué los vemos también en las manos? Esto es debido a que cualquier lesión en la uña aumenta las probabilidades de que aparezcan, desde mordérselas, hasta una mala manipulación de estas en un centro que no sepa tratarlas adecuadamente. El limarlas demasiado o provocar heridas en la zona de la cutícula pueden ser motivos más que suficientes para que estos indeseables amiguitos den la cara.

Las mejores maneras de evitarlos son: desterrar costumbres tan dañinas como la que acabamos de mencionar de mordisquearlas sin control, y, lo más importante, acudir a un buen salón de manicura donde sepan cómo hay que tratarlas teniendo en cuenta todas las posibles consecuencias perjudiciales de una mala técnica de trabajo.

Y en cuanto a los pies, la forma de evitarlos es mucho más conocida. Les encanta crecer en piscinas, duchas, aseos… por lo que nos aislamos de su gusto por la humedad con el uso de chanclas, que se convierten en nuestras principales aliadas para prevenirlos. Lo que nos lleva a la pregunta, ¿se contagian? La respuesta es un rotundo sí.No es un cuento el que pueden pegarse muy fácilmente.

Respecto al tratamiento, puede variar desde no hacer nada y exponerlos al aire lo máximo posible, hasta aplicar medicamentos antibióticos o pomadas, e incluso eliminar la uña afectada en casos muy graves. Por eso, siempre, y por muy leve que os parezca, debéis consultarlo a vuestro médico.

Como ya sabréis los y las que nos conocéis, en Lúnula Nails no solo nos preocupamos de que vuestras uñas queden preciosas (que también), nos interesa más si cabe que estén sanas y fuertes, y esto se consigue conociendo todas las patologías posibles y trabajando día a día para mantenernos actualizados.

Esperamos haber podido resolver todas vuestras dudas referentes a este tema y, ¡nos vemos el próximo viernes, Familia Lunulera! No olvidéis seguirnos en nuestras redes sociales.

Instagram: instagram.com/lunulanailsoficial

Facebook: facebook.com/lunulanailsoficial